Foto: Enrique García A.
Viajes

Quebec, ciudad de fantasías

Hace tan solo unos años, la ciudad de Quebec celebró sus 375 años de existencia, nada comparado con los países de América Latina, pero esa no es la historia. Más bien, quiero hablarles de lo siguiente: esta ciudad es definitivamente muy joven, sin embargo tiene mucho de qué hablar.

La ciudad cuenta con castillos, miradores, muros, campos de batalla, bibliotecas, regimientos, fundaciones históricas, entre otras cosas más. Estas fueron construidas durante la fundación de la ciudad de Quebec. A pesar de la edad, sus patrimonios se encuentran en excelentes condiciones, pues el gobierno provincial ha sabido darles vida.

“Es una historia fascinante, la sociedad lo refleja actualmente vivimos en un país completamente bilingüe“, nos comenta un turista.

Foto: Jeff Frenette -Puerta de Saint-Jean

La ciudad de Quebec me fascina, no solo por su retoque histórico y arqueológico, me encanta por ser una ciudad autentica, accesible, segura y sobre todo romántica. De hecho me hace pensar a una ciudad en México: Guanajuato. Puede pasearse todo el día: museos, exposiciones y visitas arqueológicas, son sumamente accesibles, no necesita auto para moverse. Si es de aquellos que está acostumbrado a desplazarse en transporte, no hay ningún problema, los autobuses eléctricos están a su disponibilidad.

Estoy casi seguro que en una semana podrá visitar lo suficiente para decir que ha descubierto la ciudad de Quebec. El fin de semana es perfecto para ver el Château Frontenac, que es uno de los clásicos, un hotel de cuatro estrellas, solo verlo es un lujo. Justo al lado se encuentra el mirador, que le regala una vista al rio Saint-Laurent.

Foto: Stephane Audet – Terrasa Dufferin

Poco a poco hemos tratado de visitar los puntos más importantes de esta ciudad. Tiene que ir a la Biblioteca, Morrin Center, anteriormente era una prisión. Los archivos en esa biblioteca son impresionantes. Otra visita es el Museo Nacional de Bellas Artes de Quebec, las exposiciones varias según la temporada. También le recomiendo la Basílica Sainte-Anne-de-Beaupré, esta basílica es impresionante, su historia y arqueología son para quedarse sin aliento. Es considerada como un santuario nacional, fue construida en 1923, su estilo es Neo-Romano.

Destinos extravagantes: Visite la Isla de Orleans, tiene que despertar esa curiosidad y visitar lugares como los productores Cassis Monna & Filles, a tan solo kilómetros se encuentran los productores Pommes Bilodeau, quienes hacen sidra con manzanas congeladas, la tiene que probar. También le recomiendo la Seigneurie de l’Ile d’Orléans, son cultivadores de Lavanda, quienes fabrican todo tipo de productos con esta planta. Sus productos son de primera calidad.

Foto: Francis Gagnon – Cascadas Montmorency

Otro de los clásicos, son las Cascadas Montmorency, en el invierno estas cascadas se congelan y se transforman en centros de alpinismo. ¿Se imagina una cascada congelada? Simplemente ver a los visitantes escalarlas es otra atracción. Lo reto a que también lo haga, hay profesionales en el lugar para indicarle que hacer. El parque Chute Montmorency también es impresionante, cuenta con extraordinarios senderos, estos los puede caminar con raquetas especiales o con botas para la nieve. Si usted es de esos aventureros, no se preocupe lo esperan un teleférico y miradores que lo acercan al precipicio de estas congeladas cascadas. En el verano el parque es otra historia.

Foto: Francis Gagnon – Cascadas Montmorency

Le proponemos esta pequeña lista de actividades, pero antes, le recomiendo descansar para mantenerse en forma: Museo Nacional de Bellas Artes de Quebec, Cascadas y parque Montmorency, Museo de la Civilización, Château Frontenac, Les Plaines de Abraham (campo de batalla de Abraham), Isla de Orleans, Viejo Quebec, Cassis Monna & Filles, Morrin Center, Basílica Sainte-Anne-de-Beaupré, Seigneurie de l’Ile d’Orléans, Pommes Bilodeau, etc.

Foto: Jeff Frenette – Basilica Sainte-Anne-de-Beaupre

La ciudad de Quebec es pequeña, pero tiene mucho que contar, de eso no cabe duda. Mientras tanto lo dejo con lo necesario para iniciar su viaje por la ciudad francófona de América. La historia no se termina, es solo el inicio.

Agradecimientos especiales a los promotores de la región de Quebec: Québec Region, quienes nos han apoyado en esta aventura, sobre todo damos las gracias por creer en nuestro proyecto OndaCorta.

Enrique García Antonio.

Please follow and like us:

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *