FESTIVALES

Viaje al centro del JazzInter

Este año la fiesta nacional de Canadá fue celebrada de diferentes maneras, la ciudad de Montreal celebra los 150 años de este país muy a su manera, con actividades culturales por toda la ciudad. El Festival Internacional de Jazz de Montreal, lo hace invitando artistas de todo el mundo, lo que representa muy bien la ciudad.

Este fin de semana fue cargado de actividades, la Plaza de las Artes de la ciudad Franco-Anglosajona, nos ofreció conciertos de buena y excelente calidad. Entre los grandes artistas, Betty Bonifassi se llevo nuestro reconocimiento. Su poderosa voz, su música blues y las agallas de cantar frente a una plaza repleta de melómanos, merece no solamente nuestro reconocimiento, sino que también nuestro respeto.

En cuanto a los otros conciertos, presenciamos en diferentes tarimas artistas de otros calibres: Only A Visitor de Colombia Británica, que es y tienen un retoque de coral, que para nosotros es algo que se escucha bien, pero que con certeza les queda mucho trabajo que elaborar.

Algo más de jazz clásico es Beth McKenna y su Jazz Orchestra, que para nuestro gusto se apega mucho más a lo que realmente el Festival Internacional de Jazz de Montreal tendría que hacer cada año, seguir dando la oportunidad a nuevos artistas. El hecho de escuchar jazz clásico en las afueras de la ciudad es de cierta manera sentirse libre y conectar con otras culturas gracias a la música.

Cécile Doo-Kingué, fue también parte de este fin de semana histórico. Para nosotros no fue más que una simple tarde, pues de vez en cuando el artista de blues se escuchaba desafinado y desafortunadamente, no cumplió con nuestras expectativas. Claro hay que entender al artista, sin embargo estamos hablando de un gran festival de jazz y en ciertas ocasiones hay que mencionar también lo menos bueno del festival.

Disfrutamos de dos conciertos, buenos por sus mezclas y modernas composiciones, electro-tropical-tradicional: Villalobos Brothers de Estados Unidos y México, quienes mezclaron ritmos tradicionales de Veracruz, con algunos retoques más modernos. El segundo grupo es Fwonte, de Haiti, que durante una hora logró compartir sus raíces: a través de su música (electro-kompa ) y dialecto (Criollo).

Foto: Víctor Díaz Lamich

OC

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *